Elegía

 

elegía

Al caer el sol te recuerdo

Con el amargo vapor de las acelgas

Las ventanas que se entrecierran

Y la calma orilla de tu presencia.

No amaste mis metáforas

Pero no apagaste la llama

Que brotaba de mis cabellos.

No te fui necesaria

Ni te complaciste en mis espejos.

En ti, todo era claro

Casi perfecto.

Desde otro navío

Extendiste redes

Y un día te fuiste

Sin mi abrigo

Y sin regalarme tu fotografía.

MUJER GITANA

 

musa2

Paró en el callejón

Y entre los olmos

Estacionó el camión destartalado

Bajó sus mercancías en silencio

Y se fue a cazar bobos a las playas.

 

Ella se quedó allí

Con el verano

Con los niños y el tiempo

Y los pasantes.

Con su pollera larga.

 

Se internó entre las flores, las silvestres

Y los hinojos frescos

Como que algo buscaba.

Salió con unos hilos

Y los ató a una rama.

Después

Mandó a los hijos con los baldes

A que les dieran agua.

 

Y así se iba la tarde

Sin sortilegios

Con la ropa lavada.

 

 

 

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 10.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 4 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Ezequiel

Niño de la mañana,
En el turno del ave y la retama
En el banco perdido
Del discurso mediocre entumecido.
Rebeldemente azul y rebelado
Eterno castigado
Niño brillante
Porque ellos no pudieron doblegarte.

Niño de la sonrisa
Triste y callado sobre la cornisa
En la frente pidiendo preeminencia
La azul corona de la inteligencia.
Moreno y peregrino
Del difícil camino.

Niño aguerrido
Te llevas la esperanza de este pueblo dormido.

ocaso

Si es por este adiós

Quiero que me deslumbres

Con la mejor primavera.

Que pueda llevarme las manos

Llenas de aromas

De imborrables vestigios

De agua y de estrellas.

Quiero pedirte

Por una vez

Que nazca el aire

En mis vencidos pulmones

Y coronen mis sienes

Mil rosas interiores

Que mis pies caminen

Sobre llamas

Y reír erguida

Frente al ocaso

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 23.000 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 9 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

 

dia de la bandera

En este patio gris de tu colegio

Algo que no importa, sube y baja

Cuando aún de tus sueños no despiertas

En las frías mañanas.

Se te pide silencio y compostura

Que estés de pie frente a su estampa

Que estés de pie y derecho frente a ella

Que le cantes canciones olvidadas.

En el ciber no está, no está en los juegos

Ni por la noche se iza en tu programa

La viste a veces en la camiseta

De Maradona y eso es todo, basta.

Que no te impongan por un paño en alto

Disciplinas azules ni reglas blancas.

Hoy sólo quieres terminar el acto

Irte libre a tu casa

Festejar que este día no hubo estudio

Y que acabó en la plaza

Hoy, que palabra tan bella te parece,

Sin ayer ni mañana.

Y sin embargo el tiempo es lo que existe

Es lo que pierdes cuando no lo ganas.

Es la historia que tus padres y abuelos

Labraron en la tierra americana

Con sus vidas a cuestas, por la tierra

Que por tus padres hoy se llama patria.

Que te legaron con la paz, tesoro

Que tu bandera guarda,

Que te contaron con la dulce lengua

Que a tu bandera cantas,

Que prometieron defender con bríos

Bandera soberana,

Que cobijaron sus colores mansos

El trabajo de toda la jornada

Que cubre bajo  el cielo despejado

Las convicciones  de la fe cristiana

Donde rezaron, la rodilla en tierra

Pidiendo tu mañana.

Bandera es símbolo, ella te representa.

Ella es espejo que tu vida alcanza.

En ella se resumen los anhelos, las luchas

Los caminos, las batallas,

El ser hermanos, el fraterno aliento

El calor del hogar, la puesta en marcha,

El horizonte de lo que queremos,

La fe de conseguir lo que nos falta,

El renovado grito libertario

Que nos da dignidad cuando no hay nada

Y solidaridad cuando hay un poco…

Es eso la bandera que levantas

En este patio gris de tu colegio

Cada mañana.

Cuando vuelvas a izarla nuevamente

Sobre el cielo del alba

Y no sepas dónde poner tus manos

Piensa en las cosas que su imagen guarda

Y cobija en silencio sus heridas

En esas manos jóvenes, sin manchas,

Para que en ti la patria de tus padres

Vuelva a hallar la esperanza.

María Rosa Meléndez

MARÍA ROSA MELÉNDEZ

CUENTOS Y POEMAS

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: