ROSACUENTOS

 

 

 

            El espíritu de las historias recorre las viejas anécdotas, las fachadas de las casas, los jardines abandonados…

            Recoge  rostros que no fueron, ausencias que se convirtieron en fantasmas, sospechas que se entretejen entre las estatuas y las ramas de los viejos árboles, aguas que ya no fluyen de las fuentes entre pájaros que ya no cantan…

            Revive en una palingenesia lo que no fue, lo que pudo ser, lo que cayó del olvido, lo que se borró de las huellas borradas por el fulgor de las primaveras…

            Esas historias susurran escondidas en los repliegues de la vida y se abren tras el cristal de la tarde. A veces, son sueños vanos del atardecer, cuando todo parece durar por siempre y se desvanece en el instante. A  veces, son pesadillas entre las alas negras de la noche…

            Solo quedan las historias. Perdidas y halladas, soñolientas y lúcidas, ramificadas y pivotantes en el pozo profundo de la inconciencia….

            Solo quedan las historias.

 

 

María Rosa Meléndez es una profesora de Literatura que durante treinta años desempeñó su profesión en los puntos más remotos de la Argentina. Después de una larga trayectoria de investigación y docencia ha volcado en la ficción y la lírica un cúmulo de experiencias que le obtuvieron premiaciones en diversos concursos del medio nacional.

Presentó varios cuentos de su  autoría en  las antologías : “Fulguraciones”,(2.008) de la Sociedad Argentina de Letras, Arte y Ciencias , “10 años” (2.009) y “Escritura  Compartida” (2.011) del Centro de Escritores Nacionales, “El Escritor y sus Laberintos” (2.016) de Editorial  Dunken.  Y en el mismo año publicó su primera novela, “Libros Quemados” en formato digital en Amazon.com

“Rosacuentos” es un compendio de relatos que busca seguir profundizando en el porqué de la conducta humana a través de las posibilidades ficcionales, abriendo un amplio abanico de intrigantes situaciones.

 

Bajar   :   google libros

 

Anuncios

 

portada

La ex pareja de una docente que ha desaparecido, encuentra, en su búsqueda, anotaciones en la que relata su peregrinación por el norte argentino a raíz de una serie de libros que rescata de una biblioteca que están quemando. El relato se retoma enmarcando la vida de esta mujer en medio de personajes que, con su actuación darán la clave de las causas de la decadencia social en la Argentina.

                                                       Link : http://a.co/fayaPQN

 

 

 

 

Elegía

 

elegía

Al caer el sol te recuerdo

Con el amargo vapor de las acelgas

Las ventanas que se entrecierran

Y la calma orilla de tu presencia.

No amaste mis metáforas

Pero no apagaste la llama

Que brotaba de mis cabellos.

No te fui necesaria

Ni te complaciste en mis espejos.

En ti, todo era claro

Casi perfecto.

Desde otro navío

Extendiste redes

Y un día te fuiste

Sin mi abrigo

Y sin regalarme tu fotografía.

MUJER GITANA

 

musa2

Paró en el callejón

Y entre los olmos

Estacionó el camión destartalado

Bajó sus mercancías en silencio

Y se fue a cazar bobos a las playas.

 

Ella se quedó allí

Con el verano

Con los niños y el tiempo

Y los pasantes.

Con su pollera larga.

 

Se internó entre las flores, las silvestres

Y los hinojos frescos

Como que algo buscaba.

Salió con unos hilos

Y los ató a una rama.

Después

Mandó a los hijos con los baldes

A que les dieran agua.

 

Y así se iba la tarde

Sin sortilegios

Con la ropa lavada.

 

 

 

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 10.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 4 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Ezequiel

Niño de la mañana,
En el turno del ave y la retama
En el banco perdido
Del discurso mediocre entumecido.
Rebeldemente azul y rebelado
Eterno castigado
Niño brillante
Porque ellos no pudieron doblegarte.

Niño de la sonrisa
Triste y callado sobre la cornisa
En la frente pidiendo preeminencia
La azul corona de la inteligencia.
Moreno y peregrino
Del difícil camino.

Niño aguerrido
Te llevas la esperanza de este pueblo dormido.

ocaso

Si es por este adiós

Quiero que me deslumbres

Con la mejor primavera.

Que pueda llevarme las manos

Llenas de aromas

De imborrables vestigios

De agua y de estrellas.

Quiero pedirte

Por una vez

Que nazca el aire

En mis vencidos pulmones

Y coronen mis sienes

Mil rosas interiores

Que mis pies caminen

Sobre llamas

Y reír erguida

Frente al ocaso

MARÍA ROSA MELÉNDEZ

CUENTOS Y POEMAS

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: