Posts Tagged ‘LITERATURA’

ocaso

Si es por este adiós

Quiero que me deslumbres

Con la mejor primavera.

Que pueda llevarme las manos

Llenas de aromas

De imborrables vestigios

De agua y de estrellas.

Quiero pedirte

Por una vez

Que nazca el aire

En mis vencidos pulmones

Y coronen mis sienes

Mil rosas interiores

Que mis pies caminen

Sobre llamas

Y reír erguida

Frente al ocaso

Read Full Post »

atardeceres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la hora detenida

Cuando el silencio y la quietud

Depositan en el alma

La apretada sensación

De la inminencia

Y soledad  y cielo se desploman

Sobre el sueño de los pájaros

Y las aguas.

 

En la hora calma y sosegada

Cuando el misterio se apodera

De nuestras vidas

Con sus manos blancas

Y un cobertor de nubes carmesíes

Envuelve nuestros desnudos intentos

De ser.

 

En el fin de  los pasillos del tiempo

En el país de Dios

Donde somos espacios vacíos

Que claman como cóncavos diamantes

Con angustia de eras

Por abrir los ojos

Y nacer.

En la penumbra bellísima

Del alma

Donde la infancia guarda sus pasos

Y su confianza.

Oh, divina sencillez del juego

Sobre los ladrillos del patio

Y bajo la higuera sin preguntas…

Oh, serenos años cuando

No conocía el abandono

Ni tiritaba en el inmenso mundo

Que oscurece!

Read Full Post »

poema

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A los que quedaron atrapados

En el mar de la nada

Fantasmas sin mirada

Errantes de silencio

Y sin colores

Entre los laberintos de las dimensiones

Vagas ideas

A veces

Impensadas

Tímidos sueños

Que nunca cuajaron

En el amanecer de una existencia.

Infinito pueblo sin risas ni estaciones

Dormido en remolinos de humo y espera.

Read Full Post »

Hoy

hoy

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Eres este hoy que camina a mi lado

Por la orilla del río

Hoy te daré la sobremesa de la siesta

Cuando todos se adormezcan

Y buscaré contigo los pequeños tesoros

Las piedras de colores

Las semillas.

No habrá otro día

Sino el recuerdo repetido

Como un eco

En la soledad del invierno

Algún mensaje en la agonía de este encuentro

Hoy te daré el secreto

Y la cercanía

El agua tibia de tilas apagadas

Y el rumor de un desparramado ocaso

Entre los pájaros antiguos.

Luego te irás por la ruta de los tiempos

Mientras

la llama del único momento

Se irá extinguiendo.

Y no será la ingratitud ni el vano

Deslizarse del vano acontecer

Será el óxido de la muerte

Que creemos lejana

Pero que anida en los tejidos de la inmanencia.

Read Full Post »

Consecuencias

 

consecuencias

 

 

 

 

 

La tormenta partió al árbol joven

Su gris madera que se abría en ramas

La mitad se sostuvo en su postura

Y la mitad cayó sobre la tierra.

Dócilmente vencida siguió viva

Verdes sus hojas en el suelo verde

Arriba su otra parte se elevaba

Natural , florecida y descansada.

Un gorrioncito vio el árbol partido

Se acercó a los saltitos por el pasto

Y tan piadosamente

Se detuvo en la parte derrotada.

consecuencias 2

Read Full Post »

Espera

Espera

 

 

 

 

 

 

 

 

Mañana de la Asunción.

En la floresta

Un colorido pájaro aletea

Celeste y ambarino,

De terciopelo y seda.

Llega lleno de luces celestiales

Su mensaje interior

Y en el místico instante

Vuela una flor.

Es tu alma, tu alma en la floresta

Alba de primavera

Que condesciende y trina con amores.

Me dice que me espera

Read Full Post »

Ronda de Mayo

 

En la mañana  de mayo

Dos señoras se encontraron.

Una soñaba el futuro.

Otra soñaba el pasado

 

–          Hola, señora de Mayo

Toda vestida de historia.

¿Qué se siente esta mañana

Entre el otoño y la gloria?

 

–          Siento el corazón de acero

Para avivar en la Plaza

Y el miriñaque apretado

Porque la emoción rebaza.

 

–          ¿Y sabe usted, ciertamente,

Que es lo que pasa, señora?

–          Eso estamos preguntado

Mulatos, dones y doñas.

 

Sin embargo sospechamos,

Por lo que fue la semana,

Que esta vez será muy noble

La decisión esperada

 

Porque allí adentro se encuentran

Moreno, el jurisconsulto

Y Belgrano, otro abogado

Que entienden de estos asuntos.

 

Alberti, que es orador

Y Paso, buen comerciante,

Como Larrea y Beruti,

Caballeros de los de antes.

 

Saavedra, el gran militar:

Reunidos todos están

Y ya nos van avisando

Que una junta formarán

 

Y será el gobierno patrio

Donde nazca la Argentina

Como un nido de esperanzas

Y de provincias unidas.

 

–          ¿Y que espera usted que ocurra?

Si se puede preguntar,

Cuando pasen muchos años

Y nuestra Patria eche a andar?

 

Espero que nuestros sueños

Siempre los sepan guardar,

Porque será duramente

Peleada la libertad.

 

Y la libertad solita

No tiene nada que hacer

Si no le ponemos alas

Para pensar y crecer.

 

–          Es cosa fácil señora

evocar nuestro pasado

–          Segura estoy que el futuro

Tendrá discurso y feriado .

 

Democracia y tres poderes

Y  leyes que respetar

Con honestos  ciudadanos

Que gusten de trabajar,

 

Sinceros representantes

De la clase popular

Y educadores centrados

Que la quieran educar.

 

–          Señora,  qué bien que suena

Su esperanza y su decir

Tal vez encontremos eso

En la Patria por venir…

 

Pero si no lo encontraran

Por egoísmo o ruindad

¡Qué pena me da esta plaza

Y su hambre de libertad!

 

En la mañana  de mayo

Dos señoras se encontraron.

Una soñaba el futuro.

Otra soñaba el pasado.


Read Full Post »

Cada ave que surca el cielo

Cada pequeño pez de los océanos

Y los insectos y las grandes bestias

Cada tímida flor

Cada semilla

Y el músculo y el nervio de los hombres

Y las altas estrellas…

Todo lo comprendiste y compendiaste

Y le diste su nombre y su elocuencia.

De tus días de fiesta

Nació la música y el verso abrióse

Como una rosa eterna

Y en los caminos

Ciegos caminantes

Soñaron epopeyas…

Nos explicaste el mundo

Más que el mundo

La causa

La íntima trama del amor y el odio

La máscara y el ser

Y su tragedia…

Deja que caiga la lluvia

Madre

Sobre tus volcanes

Y tus mares azules

Sobre tus recuerdos de piedra

Preñada de pensamientos

Deja que caiga la lluvia

Y lave tu sabio corazón

Y tus bucles de mármol…

Toma nuestro sereno abrazo

Madre nuestra

Bendeciremos con manzanas de oro

La pena que te aqueja…

De ti partimos y a ti volveremos

Después de recorrer el mundo que nos diste

Y nos arrancaremos los ojos

Por no ver tu herida

Divina madre Grecia.

Maria Rosa Melendez

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Read Full Post »

Avanza la luna
en la tarde húmeda
en el cielo del patio
fundador de sueños.
Las flores amarillas
del árbol de tu infancia
se han reunido en su seno.

Como un cuento olvidado
caminan las hormigas
sobre el altar del tiempo.
Y en las sombras azules
se dilatan mis ojos
buscando tus recuerdos…

Maria Rosa Melendez

Read Full Post »

Avanza la luna
en la tarde húmeda
en el cielo del patio
fundador de sueños.
Las flores amarillas
del árbol de tu infancia
se han reunido en su seno.

Como un cuento olvidado
caminan las hormigas
sobre el altar del tiempo.
Y en las sombras azules
se dilatan mis ojos
buscando tus recuerdos…

Maria Rosa Melendez

Read Full Post »

“El cerebro de los necios transforma la Filosofía en tontería y la Ciencia en superstición”

George Bernard Shaw

No es novedad que las falsas creencias se remontan al origen de la existencia humana. En las épocas prehistóricas, aseveran los historiadores, el hombre no distinguía entre causa y consecuencia, es decir, no había desarrollado aún su capacidad de razonamiento como para entender el encadenado de los hechos que se suceden en la naturaleza. La procreación, por ejemplo, no se detectaba como una consecuencia de los actos sexuales; el fuego, caro tesoro, era conservado pero no lograban encenderlo sino que lo tomaban de los bosques en llamas producidas, tal vez, por los rayos en el devenir de las tormentas. De eso se trata el pensamiento mágico: origina culturas que son dominadas por creencias falsas y el hombre se encuentra sometido a su acción, depende de que le sean favorables esos misterios de la vida , genera, alrededor de ellos, para su propia tranquilidad, cantidad de ritos, inventa deidades y atribuye a los objetos poderes extraordinarios. El hombre se siente atado a algo superior que le procurará su felicidad o su desasosiego.

Contrariamente a lo que circula en cierta literatura secular, la religión viene junto con el desarrollo de la ciencia, a liberar a la humanidad de estas ataduras. Precisamente, el término “religión” de “religare” presenta un contenido más que significativo, pues habla de devolver al hombre una conexión que parece tener desprendida. La religión lo religa, lo vuelve a conectar con el principio de toda razón y de todo bien.  Y la ciencia que se abre camino lentamente a partir de la Grecia clásica, precedida  por la pregunta filosófica, viene a revertir lo que era “casualidad” en términos de “causalidad”.  La magia concurre a ocupar su lugar, con el devenir del tiempo, de entretenimiento social o juego de niños.

Sin embargo, como suele suceder, muchas veces la gente reemplaza la fe por la magia en busca de soluciones repentinas que le brinden satisfacción inmediata. Esta confusión entre religión y magia es acaso la misma que se da entre esperanza e ilusión. Y es, me temo, el motivo por el cual el filósofo Nietche expresó con gran congoja de su parte, aquella célebre frase: “Dios ha muerto”. Pues esa desesperación que lo llevó a descreer de todo y de todos se fundaba precisamente en la tremenda “desilusión” de un dios que no interviene entre la maldad y las buenas intenciones, el Dios que respeta nuestro libre albedrío.

La ciencia, por su parte, corre frecuentemente, la misma suerte. Ocurre que, por distintas vías, a pesar y valiéndose de la tecnología, se hurga en las antiguas civilizaciones con el fin de descubrir  soluciones maravillosas que, por supuesto, anulen las leyes de la causalidad y presten alegremente casuales, perfiles míticos a una civilización que se aburre.

Siempre resulta más fácil volver a ser niño, desde luego, ceder nuestra libertad y nuestra capacidad de decidir soberanamente y no asumir el desafío y las consecuencias de nuestras decisiones. Es por eso que muchos de nosotros, a pesar de y gracias a los avances tecnológicos, recurrimos a esa mala mezcla de magia y falsa ciencia para encontrar la felicidad, el amor y, lo que es verdaderamente triste, la paz espiritual.

Este retroceso de la humanidad que efectuamos individualmente y que a la postre nos deja con las manos y el corazón vacíos es alimentado por muchas personas que poseen una gran capacidad de seducción y también, para mal de ellas, una cultura e instrucción  mayor que la  de la mayoría. Precisamente, por esa condición, saben de la necesidad humana de ser engañado en pos de ilusiones y sueños mágicos. Así es como encontramos vendedores de gemas, piedras con toda clase de poderes, cabalistas, curanderos y brujos de toda laya, muy modernos y atractivos, que llenan de esplendor la candidez de la ignorancia y de dinero, sus bolsillos.

Este negocio consiste, sin duda en  propagar,  una especie de “religión” frívola y liviana que no exige pautas morales,  y que brinda todo lo se puede desear. Lamentablemente, estos devotos que pagan un buen precio por las piedritas cordobesas o brasileras que podrían encontrar en cualquier excursión bien guiada a menor costo, o por unas barajas que parecen vaticinarle encuentros que de todas maneras sucederán o no sucederán, perderán su ilusión, pues de eso se trata, de una “illusio” (engaño) en manos de quien ejerce un “illudere” (burlarse, jugar en contra).

En este fin de año que se aproxima recuperemos la libertad de poder decidir y conseguir con nuestro propio esfuerzo las cosas que amablemente soñamos. Y  dependamos de nuestra esperanza en el Principio de toda razón y todo bien, para no ser defraudados ni usados por estos nuevos estafadores que utilizan nuestras ancestrales creencias para acrecentar sus apetencias materiales.

La mentira tiene rostros atractivos pero la Verdad es una Luz inconmovible.

María Rosa Meléndez

Read Full Post »

“El cerebro de los necios transforma la Filosofía en tontería y la Ciencia en superstición”

George Bernard Shaw

No es novedad que las falsas creencias se remontan al origen de la existencia humana. En las épocas prehistóricas, aseveran los historiadores, el hombre no distinguía entre causa y consecuencia, es decir, no había desarrollado aún su capacidad de razonamiento como para entender el encadenado de los hechos que se suceden en la naturaleza. La procreación, por ejemplo, no se detectaba como una consecuencia de los actos sexuales; el fuego, caro tesoro, era conservado pero no lograban encenderlo sino que lo tomaban de los bosques en llamas producidas, tal vez, por los rayos en el devenir de las tormentas. De eso se trata el pensamiento mágico: origina culturas que son dominadas por creencias falsas y el hombre se encuentra sometido a su acción, depende de que le sean favorables esos misterios de la vida , genera, alrededor de ellos, para su propia tranquilidad, cantidad de ritos, inventa deidades y atribuye a los objetos poderes extraordinarios. El hombre se siente atado a algo superior que le procurará su felicidad o su desasosiego.

Contrariamente a lo que circula en cierta literatura secular, la religión viene junto con el desarrollo de la ciencia, a liberar a la humanidad de estas ataduras. Precisamente, el término “religión” de “religare” presenta un contenido más que significativo, pues habla de devolver al hombre una conexión que parece tener desprendida. La religión lo religa, lo vuelve a conectar con el principio de toda razón y de todo bien.  Y la ciencia que se abre camino lentamente a partir de la Grecia clásica, precedida  por la pregunta filosófica, viene a revertir lo que era “casualidad” en términos de “causalidad”.  La magia concurre a ocupar su lugar, con el devenir del tiempo, de entretenimiento social o juego de niños.

Sin embargo, como suele suceder, muchas veces la gente reemplaza la fe por la magia en busca de soluciones repentinas que le brinden satisfacción inmediata. Esta confusión entre religión y magia es acaso la misma que se da entre esperanza e ilusión. Y es, me temo, el motivo por el cual el filósofo Nietche expresó con gran congoja de su parte, aquella célebre frase: “Dios ha muerto”. Pues esa desesperación que lo llevó a descreer de todo y de todos se fundaba precisamente en la tremenda “desilusión” de un dios que no interviene entre la maldad y las buenas intenciones, el Dios que respeta nuestro libre albedrío.

La ciencia, por su parte, corre frecuentemente, la misma suerte. Ocurre que, por distintas vías, a pesar y valiéndose de la tecnología, se hurga en las antiguas civilizaciones con el fin de descubrir  soluciones maravillosas que, por supuesto, anulen las leyes de la causalidad y presten alegremente casuales, perfiles míticos a una civilización que se aburre.

Siempre resulta más fácil volver a ser niño, desde luego, ceder nuestra libertad y nuestra capacidad de decidir soberanamente y no asumir el desafío y las consecuencias de nuestras decisiones. Es por eso que muchos de nosotros, a pesar de y gracias a los avances tecnológicos, recurrimos a esa mala mezcla de magia y falsa ciencia para encontrar la felicidad, el amor y, lo que es verdaderamente triste, la paz espiritual.

Este retroceso de la humanidad que efectuamos individualmente y que a la postre nos deja con las manos y el corazón vacíos es alimentado por muchas personas que poseen una gran capacidad de seducción y también, para mal de ellas, una cultura e instrucción  mayor que la  de la mayoría. Precisamente, por esa condición, saben de la necesidad humana de ser engañado en pos de ilusiones y sueños mágicos. Así es como encontramos vendedores de gemas, piedras con toda clase de poderes, cabalistas, curanderos y brujos de toda laya, muy modernos y atractivos, que llenan de esplendor la candidez de la ignorancia y de dinero, sus bolsillos.

Este negocio consiste, sin duda en  propagar,  una especie de “religión” frívola y liviana que no exige pautas morales,  y que brinda todo lo se puede desear. Lamentablemente, estos devotos que pagan un buen precio por las piedritas cordobesas o brasileras que podrían encontrar en cualquier excursión bien guiada a menor costo, o por unas barajas que parecen vaticinarle encuentros que de todas maneras sucederán o no sucederán, perderán su ilusión, pues de eso se trata, de una “illusio” (engaño) en manos de quien ejerce un “illudere” (burlarse, jugar en contra).

En este fin de año que se aproxima recuperemos la libertad de poder decidir y conseguir con nuestro propio esfuerzo las cosas que amablemente soñamos. Y  dependamos de nuestra esperanza en el Principio de toda razón y todo bien, para no ser defraudados ni usados por estos nuevos estafadores que utilizan nuestras ancestrales creencias para acrecentar sus apetencias materiales.

La mentira tiene rostros atractivos pero la Verdad es una Luz inconmovible.

María Rosa Meléndez

Read Full Post »

Apertura del Foro “Los maestros en el Bicentenario”

Instituto Superior de Formación Docente N° 6 “Mons. Jorge Gottau”

A fines del siglo XIX, los fundadores de nuestra Patria se encontraron con una inmensa región poblada de riquezas naturales pero con una pobreza primordial: la falta de recursos humanos.

Esto suscitó la creación de leyes que favorecieran la inmigración. Así fue como durante un siglo,se vio una constante afluencia de extranjeros hacia nuestras tierras, especialmente durante los procesos de las dos guerras mundiales. Se trataba de ciudadanos de antiguas naciones que en busca de paz, poblaron el país y aportaron algo imprescindible: su vocación de trabajo. Con esfuerzo y sacrificio sin medida construyeron ciudades,levantaron fábricas y produjeron cosechas. Pero cómo construir una nación con procedencias tan dispares que, si bien constituían aportes extraordinarios dispersaban la identidad en lo que se llamó un verdadero “crisol de razas”? La respuesta fue la educación. En cada lejano rincón de la Patria, con blancos guardapolvos, se elevaba cada día la enseña nacional, se aprendía nuestra historia, nuestra geografía, nuestra lengua, y, sobre todo, se forjaba nuestro perfil. Esta tarea heroica, que se desarrolló durante un siglo en todo el territorio argentino fue llevado a cabo con perfección inusitada por  los maestros normales. A esta exitosa actividad que fue la base de la construcción de una nación que se constituyó en la séptima potencia mundial y una de las más adelantadas en el terreno de la educación en el mundo, el discurso moderno la llama “homogeneización” en oposición al término “diversidad” tan extendido en esta irónicamente sociedad de pensamiento único, que es mucho menos flexible en sus definiciones.

Ser maestro normal suponía una conducta moral, unos valores que transmitir desde la escuela a la sociedad. La legitimidad de estos jóvencitos que con apenas dieciocho años se paraban frente a los niños en las aulas, estaba basada en un profundo saber preñado de humanismo y una auténtica honradez que suscitaba respeto como base de la relación maestro – sociedad.

Con el devenir de los años, el nombre “maestro” ha sido reemplazado por “docente”. Maestro es el que se encuentra “más arriba”, posee una jerarquia que le brinda su formación, y por esa razón me puede guiar. Docente es simplemente “el que enseña”.

¿Qué nos pasó? Aceptemos que hubo al menos una generación de adultos que falló. Es así. Con la declinación del Estado de Bienestar y el advenimiento del neoliberalismo, se produce el fenómeno de la corrupción y su correlato, la impunidad, en todos los estamentos sociales, en las instituciones y por supuesto, en el sistema educativo. Pero la gota que rebalsa el vaso es, que como consecuencia del gran endeudamiento generado por  esto, los organismos de crédito internacionales, principalmente el Banco Mundial, imponen sus condiciones, perdiéndose las soberanas posibilidades de constituir una nación que se autodetermina, es decir,  hemos roto el juramento de “con gloria morir” y los laureles cuyo mandato era la eternidad ya se secaron. Una de las más dolorosas consecuencias de estas imposiciones fue la disminución del presupuesto para educación, con su sobrenombre “ley federal”, de infeliz vigencia a pesar de los esfuerzos de la Ley de Educación Nacional.

La consecuencia más directa y visible de la disminución presupuestaria está a la vista: los colegios contenedores. Contenedor no dicho en el sentido psicologista sino en alusión a esos baúles de hierro que se amontonan en los puertos. Estos colegios contienen a los alumnos como oscuros recintos en los que se habla todo el día de calidad y equidad pero ninguna de las dos aparece. Están allí. Se los guarda con algunos planes sociales para garantizar la gobernabilidad, término acuñado como eufemismo que equivale a decir: que la masa no explote.

Este es el motivo de la esperanza. Aunque parezca contradictorio, Nunca está más oscuro que cuando va a amanecer. El ver estos rostros jóvenes expectantes frente a los maestro que construyeron la PATRIA, la alegría de este encuentro en el que sienten que aprenderán una lección de vida, las preguntas que esperan ser respondidas como faros que iluminan en medio de la tormenta, hablan de que aún son tomados como modelos, que hay muchos futuros docentes que sueñan con llegar a ser “maestros”. Que así sea.

María Rosa Meléndez

Read Full Post »

Noche

En mi cóncava sombra soy vacío,

Día claro y rotundo, conmovido

Por todas las estrellas que he traído

En mi falda calada de rocío.

Y en el alba te espero, muero y río,

Día de resplandores encendido.

Ya en mis violetas manos confundido

Déjate descansar, amigo mío,

 

Pues te estuve esperando largamente,

Agostada mi gélida simiente,

Vencido el sueño en mi cansada frente,

 

Perdido el beso en la penumbra incierta.

Y en el eterno ciclo echemos cuentas

Con el ábaco azul de las tormentas

MARÍA ROSA MELÉNDEZ

Read Full Post »


 

Sentadita y morosa en la vereda

La vieja se despide de cuantos pasan.

Piensa “¿volveré a verte, tarde, despierta?”

Y se pone infinita su perruna mirada.

 

Las nietas le han rogado “Abuela,¡acuéstese!,

Duerma un rato la siesta que está cansada!”

“Ya dormiré bastante”, piensa, y se queda

En el sillón despierta y empecinada.

 

“Quién sabe si al dormirme, me quede quieta

Para siempre y el barrio tenga campanas…

Vendrán a mi velorio todos mis hijos,

Mis vecinos, comadres, en caravana.

 

Llevarán mi cuerpito por la avenida

Rogándole a la Virgen de la Esperanza.

Después me dejarán bajo los pinos

Y oculta entre los muertos, ya seré nada”.

 

Mandó plantar rosales en la vereda

Para ver los capullos mientras siesteaba.

Pero el invierno quiso secarlos todos

Por más agua y abono que les echara.

 

Se enojó con el tiempo (que no da flores)

Y con los transeúntes que saludara,

Con sus nietas cargosas, con sus vecinos

Y le pidió al silencio que la llevara.

 

María Rosa Meléndez

Read Full Post »

MARÍA ROSA MELÉNDEZ

CUENTOS Y POEMAS

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: