Posts Tagged ‘POEMAS’

Niño de la mañana,
En el turno del ave y la retama
En el banco perdido
Del discurso mediocre entumecido.
Rebeldemente azul y rebelado
Eterno castigado
Niño brillante
Porque ellos no pudieron doblegarte.

Niño de la sonrisa
Triste y callado sobre la cornisa
En la frente pidiendo preeminencia
La azul corona de la inteligencia.
Moreno y peregrino
Del difícil camino.

Niño aguerrido
Te llevas la esperanza de este pueblo dormido.

Read Full Post »

ocaso

Si es por este adiós

Quiero que me deslumbres

Con la mejor primavera.

Que pueda llevarme las manos

Llenas de aromas

De imborrables vestigios

De agua y de estrellas.

Quiero pedirte

Por una vez

Que nazca el aire

En mis vencidos pulmones

Y coronen mis sienes

Mil rosas interiores

Que mis pies caminen

Sobre llamas

Y reír erguida

Frente al ocaso

Read Full Post »

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 23.000 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 9 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Read Full Post »

atardeceres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la hora detenida

Cuando el silencio y la quietud

Depositan en el alma

La apretada sensación

De la inminencia

Y soledad  y cielo se desploman

Sobre el sueño de los pájaros

Y las aguas.

 

En la hora calma y sosegada

Cuando el misterio se apodera

De nuestras vidas

Con sus manos blancas

Y un cobertor de nubes carmesíes

Envuelve nuestros desnudos intentos

De ser.

 

En el fin de  los pasillos del tiempo

En el país de Dios

Donde somos espacios vacíos

Que claman como cóncavos diamantes

Con angustia de eras

Por abrir los ojos

Y nacer.

En la penumbra bellísima

Del alma

Donde la infancia guarda sus pasos

Y su confianza.

Oh, divina sencillez del juego

Sobre los ladrillos del patio

Y bajo la higuera sin preguntas…

Oh, serenos años cuando

No conocía el abandono

Ni tiritaba en el inmenso mundo

Que oscurece!

Read Full Post »

Resistencia

 

resistencia 01

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nací en la sencillez de la mañana

Bajo el riego de los lirios.

Tiré una parva de años

En gélidos desiertos donde moran

Buitres ensombrecidos.

 

 

resistencia1

 

 

 

 

 

 

 

 

Con las raídas carnes de la luna

Que llevé en mis delirios

Hice crecer algunas desventuras

En los hostiles sitios.

Pregunto, si al volver

Me ven desnuda

Y gris

Sin lluvias y sin lirios

Podrán decir: Es ella…!

Perdonamos

Sus despuntes heridos…

Y tal vez, algún día,

Otra mañana,

Vuelva a nacer

Bajo el dormido lirio.

 

 

resistencia3

Read Full Post »

poema

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A los que quedaron atrapados

En el mar de la nada

Fantasmas sin mirada

Errantes de silencio

Y sin colores

Entre los laberintos de las dimensiones

Vagas ideas

A veces

Impensadas

Tímidos sueños

Que nunca cuajaron

En el amanecer de una existencia.

Infinito pueblo sin risas ni estaciones

Dormido en remolinos de humo y espera.

Read Full Post »

Hoy

hoy

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Eres este hoy que camina a mi lado

Por la orilla del río

Hoy te daré la sobremesa de la siesta

Cuando todos se adormezcan

Y buscaré contigo los pequeños tesoros

Las piedras de colores

Las semillas.

No habrá otro día

Sino el recuerdo repetido

Como un eco

En la soledad del invierno

Algún mensaje en la agonía de este encuentro

Hoy te daré el secreto

Y la cercanía

El agua tibia de tilas apagadas

Y el rumor de un desparramado ocaso

Entre los pájaros antiguos.

Luego te irás por la ruta de los tiempos

Mientras

la llama del único momento

Se irá extinguiendo.

Y no será la ingratitud ni el vano

Deslizarse del vano acontecer

Será el óxido de la muerte

Que creemos lejana

Pero que anida en los tejidos de la inmanencia.

Read Full Post »

El niño pintor

el niño pintor

Pintaba el niño su barco de acuarela

Su mar azul  y blanquecina espuma

En la gastada tela.

 

Era su sueño y era su coraje

Y nadie como él navegaría

Sus venturosos viajes.

Abriendo un horizonte de carbón

En la proa la estrella dibujada

Y  el gran timón.

Un capitán de cuatro trazos

Pipa,  sombrero y un pájaro

Sobre el brazo.

Como una araña giradora

El sol en alto con dorados rayos

Cayendo sobre la ola.

Qué arte de niño lograr

En tan pocos segundos

Navegar por el mundo

Y a la amada salvar

De los malos piratas

Con un palo en la pata.

Después ir a jugar.

Read Full Post »

Espera

Espera

 

 

 

 

 

 

 

 

Mañana de la Asunción.

En la floresta

Un colorido pájaro aletea

Celeste y ambarino,

De terciopelo y seda.

Llega lleno de luces celestiales

Su mensaje interior

Y en el místico instante

Vuela una flor.

Es tu alma, tu alma en la floresta

Alba de primavera

Que condesciende y trina con amores.

Me dice que me espera

Read Full Post »

rio de la Plata

Fueron aquellos días

Bajo el cielo de Buenos Aires

Que me trajeron los antiguos

Con el librito de Alfonsina

Como único tesoro

En el bolsillo del envés de la campera

Y un filtro sepia

Tal las películas de época

Para intrepretar el río oscuro

Y mi soledad bajo los árboles.

 

 

Y tu amistad

Tan reñida con la amistad

Del silencio

Sembrando nomeolvides nuevamente.

Read Full Post »

Albores del Ocaso

 

Así como triste es la noche,
hermosa es la mañana
vestida de brisa y luz
arrullada por el agua.

La mañana que calma la sed
y alimenta sus criaturas.
y
me regala pensamientos azules
y nítidos
en el tiempo de mi tiempo.

Estallan las campanas del silencio
y ella es cofre
que alberga
mi enmohecido corazón
asolado por las penas de los niños desnudos
como una copa de albricias
que se derrama por los campos
y los cielos
sembrando pan y flores
en su lúdica fluidez.

Calcifica la tristeza del mundo,
mañana nueva
y háblame de Dios
hasta que el sol encienda
la tórrida noticia de las mentiras
y el hambre.

Hálito de dispersas semillas,
abre tus manos
cada vez
para posar palomas en las cúpulas
y bendecir los trenes oxidados.
Olvídate en este patio
para siempre
antes de que me envuelvan los laberintos.

Read Full Post »

El último día

Me traerá en sus manos

La última sonrisa

Llegará despacio

Con trinos de alondras

Nubes de ceniza

 

Mi último día

Será la mañana

De bella nostalgia

Y aromada brisa

 

Será último el día

Ya, con el ocaso

Brindaré en las rosas

Del cielo y doradas

Vendrán las palomas

Que con sus mensajes

Se me dieron blancas.

Partiré a la casa

Donde no hay cobardes

Ni error ni mentiras

Llevaré mis flores

Llevaré mis cuentos

Y mis fantasías.

Ese último día

Juntaré en tus pasos

Todos los milagros

Que quiero dejarte

Para que camines

En alfombra suave

De suave follaje

Y nada lastime

Tu pie pues contigo

Andaré de ángel.

Read Full Post »

El último día

Me traerá en sus manos

La última sonrisa

Llegará despacio

Con trinos de alondras

Nubes de ceniza

 

Mi último día

Será la mañana

De bella nostalgia

Y aromada brisa

 

Será último el día

Ya, con el ocaso

Brindaré en las rosas

Del cielo y doradas

Vendrán las palomas

Que con sus mensajes

Se me dieron blancas.

Partiré a la casa

Donde no hay cobardes

Ni error ni mentiras

Llevaré mis flores

Llevaré mis cuentos

Y mis fantasías.

Ese último día

Juntaré en tus pasos

Todos los milagros

Que quiero dejarte

Para que camines

En alfombra suave

De suave follaje

Y nada lastime

Tu pie pues contigo

Andaré de ángel.

Read Full Post »

Los Poetas de la Vida

Qué buen hablante, qué preciso  lingüista

No tiene en galerías sus ojos por Gustavo

Adolfo Bécquer, puro de construcción castiza

Y clara como el agua que brota de su mano,

De donde crecen flores pequeñas y paisajes

De medievales muros y sombras olvidados,

Ideas son del mundo traídas a estos sueños

Que nos parecen ciertos y nos engañan, claros.

Qué poeta no ha visto desnudo su adjetivo

Entre la rima suave de un verso de Gustavo.

 

Y allá, en los años graves,

Cuando todo lo sabes,

Y llegan por el tiempo

Las azulosas naves

Del  páramo y del nunca,

Mientras la lluvia cae

El libro que acompaña

La ancha noche de tu hado

Es el que trae en sueños

Los versos de Machado.

 

Miras con displicencia

A aquel que te aconseja,

Sonríes y perdonas.

Y miras las estrellas.

Sus versos pronunciando

Te vas por los caminos

 

El corazón liviano

Dejado de las cosas,

La tristeza sin vino

 

Y la muerte sin rosas.

 

 

Maria Rosa Melendez

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Read Full Post »

Definición

Mi  vida, amigos, fue una calle con pinos

En la sombría tarde, al fondo de los cuentos,

Un patio como un pozo donde llegan palomas

A descansar de todos los vuelos.

No esperé, nunca tuve paciencia ni permiso,

Me di a andar por el sueño sin encontrar qué sueño

Y quise reparar lo que yacía herido

Y quise degustar un poco de buen vino

Y algo de primavera se cayó de mis manos

Y un toque de Verlaine en el otoño.

 Maria Rosa Melendez

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – — – – – – – – – – – – – – – – –

Read Full Post »

SIGLO

En las calles frías,

Cerrados portales.

Por los altos muros,

Silencio y alambres.

En algunos sitios,

Altares virtuales.

… Había refugios, había glicinas, había amistades…

Maria Rosa Melendez 

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Read Full Post »

El árbol herido

La helada le quemó la comisura

Y la tormenta le golpeó en la herida

Cayó de plano la mitad del árbol

Con sus ramas más finas.

Era un jacarandá, Joven y airoso

Que aún no florecía.

Sus verdes hojas nuevas con las brisas

De pocas primaveras se mecían.

Tomé del barro con que Dios hizo al hombre

Y embadurné su llaga.

Y el tronco gris vendado en su costado

Con los brazos abiertos quedó en zaga.

Sin nidos pues los pájaros huyeron

Postrado en el invierno

Entre el cielo y la tierra malherido

Quedó su corazón solo y abierto.

Sin consuelo la aurora lo lloraba

Con su débil rocío

Y al pasar las hormigas por sus ramas

Torcían el camino.

En el aire mecíase sin gracia

Pequeño y aterido

Cuando la tarde no se demoraba

En su cuerpo vencido-

Llegó el templado sol de primavera

Al pasar de los días,

Y en sus dos partes con rosada lumbre

El árbol florecía.

Violáceos ramos de encendidas flores

Surgieron de su espera

Para el celeste cielo conmovido

Y la bruñida tierra.

Maria Rosa Melendez 

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Read Full Post »

Consejos al mandamás

 

Cómo decirte que no descubriste

Ni la lluvia ni el diamante.

Que no paseaste conmigo debajo de un paraguas

Por las tristes calles de allá quien sabe dónde,

Que no corriste por el tren

Con un pimpollo marchitándose.

 

No estuviste entre los campos y las palabras

Ni bebiste el elixir de mis bares,

No combatiste por la libertad

Ni lloraste de amor.

 

Sin embargo, te sientas y decides.

 

Como hacerte ver las tardes tristes

Del andén

Y los soles derramados entre las frondas

Si no eres más que un libro gris

Escribiéndose su propia historia,

Un desteñido paisaje de pixeles,

Bravucón informático, ramo de cables,

Cómo abrumarte con el perfume de los lirios morados

Si te cansan los mensajes de texto,

Cómo invitarte a caminar por la costanera de las emociones,

Sin naufragios ni playas.

 

No obstante, levantas la mano

Y mil niños con errores ortográficos

Inundan tus frágiles banderas sin vientos.

 

Qué dioses te mudarán las ropas,

Te pintarán las arrugas de tu rostro invisible.

Ayúdame a comprender esa sonrisa tonta

Que se desliza entre la sombra de inútil  broma.

Espérame en el final de mis experiencias

Con tus desabridas noches virtuales,

Y cuéntame el secreto de tu poder.

 

Yo podría contarte cómo junté los ladrillos

De mi existencia

Para armar mis sueños siderales.

Cómo decirte que no eres más

Que el manubrio de una vieja bicicleta

Disfrazada de ovni.

Atiende a los pegasos.

Todavía vuelan embriagados de altos abismos

En el corazón de la vida.

Puedes perder mis recuerdos

Pero no sobrevivas sin el aliento del fuego.

No congeles los ángeles

De los que se sientan a escuchar tus sentencias.

No te sigas creyendo el mensajero

Porque ninguno de nosotros

Te entregó una carta.

Read Full Post »

Ronda de Mayo

 

En la mañana  de mayo

Dos señoras se encontraron.

Una soñaba el futuro.

Otra soñaba el pasado

 

–          Hola, señora de Mayo

Toda vestida de historia.

¿Qué se siente esta mañana

Entre el otoño y la gloria?

 

–          Siento el corazón de acero

Para avivar en la Plaza

Y el miriñaque apretado

Porque la emoción rebaza.

 

–          ¿Y sabe usted, ciertamente,

Que es lo que pasa, señora?

–          Eso estamos preguntado

Mulatos, dones y doñas.

 

Sin embargo sospechamos,

Por lo que fue la semana,

Que esta vez será muy noble

La decisión esperada

 

Porque allí adentro se encuentran

Moreno, el jurisconsulto

Y Belgrano, otro abogado

Que entienden de estos asuntos.

 

Alberti, que es orador

Y Paso, buen comerciante,

Como Larrea y Beruti,

Caballeros de los de antes.

 

Saavedra, el gran militar:

Reunidos todos están

Y ya nos van avisando

Que una junta formarán

 

Y será el gobierno patrio

Donde nazca la Argentina

Como un nido de esperanzas

Y de provincias unidas.

 

–          ¿Y que espera usted que ocurra?

Si se puede preguntar,

Cuando pasen muchos años

Y nuestra Patria eche a andar?

 

Espero que nuestros sueños

Siempre los sepan guardar,

Porque será duramente

Peleada la libertad.

 

Y la libertad solita

No tiene nada que hacer

Si no le ponemos alas

Para pensar y crecer.

 

–          Es cosa fácil señora

evocar nuestro pasado

–          Segura estoy que el futuro

Tendrá discurso y feriado .

 

Democracia y tres poderes

Y  leyes que respetar

Con honestos  ciudadanos

Que gusten de trabajar,

 

Sinceros representantes

De la clase popular

Y educadores centrados

Que la quieran educar.

 

–          Señora,  qué bien que suena

Su esperanza y su decir

Tal vez encontremos eso

En la Patria por venir…

 

Pero si no lo encontraran

Por egoísmo o ruindad

¡Qué pena me da esta plaza

Y su hambre de libertad!

 

En la mañana  de mayo

Dos señoras se encontraron.

Una soñaba el futuro.

Otra soñaba el pasado.


Read Full Post »

No soy aquí.
Soy la casa en la calle de tierra
la ventana al sur
con su luna profusa entre desvelos
y la florida glicina cayendo
sobre una mesa con gatos y cuadernos.

No soy ahora.
Soy calcinantes veranos
de paso sigiloso por las piedras
de los días migratorios
entre caliza tristeza.

No soy aquí.
Soy eucaliptos y trigales
viejo muro de iglesia
jardín de salsivieras tesoneras
soy aljibe con ecos de tormentas.

No soy ahora.
Soy niños de cambiantes ilusiones
frías mañanas como azules lobas
que aúyan en las horas de la gracia y la pena.

No soy aquí.
Soy la escalera de caracol
el olor a frascos con brotadas batatas.
Un baño convertido en sala de torturas.

No soy ahora.
Soy esas horas del dolor y la tortura
que me regaló Juana, la abuela desalmada,
negro derrumbe de la infancia con frutillas
en aquel piso de la calle Uriburu.

No soy aquí.
Soy medievales abadías y castillos con heraldos
donde labran acero
ocultas bibliotecas en silencio
perdidos puentes entre densos bosques.

No soy ahora.
Soy tiempos con juglares
enamorados de la cuadernavía
y barbudos cruzados que cabalgan
por los verdosos campos del todavía.

 

Maria Rosa Melendez

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Read Full Post »

Cada ave que surca el cielo

Cada pequeño pez de los océanos

Y los insectos y las grandes bestias

Cada tímida flor

Cada semilla

Y el músculo y el nervio de los hombres

Y las altas estrellas…

Todo lo comprendiste y compendiaste

Y le diste su nombre y su elocuencia.

De tus días de fiesta

Nació la música y el verso abrióse

Como una rosa eterna

Y en los caminos

Ciegos caminantes

Soñaron epopeyas…

Nos explicaste el mundo

Más que el mundo

La causa

La íntima trama del amor y el odio

La máscara y el ser

Y su tragedia…

Deja que caiga la lluvia

Madre

Sobre tus volcanes

Y tus mares azules

Sobre tus recuerdos de piedra

Preñada de pensamientos

Deja que caiga la lluvia

Y lave tu sabio corazón

Y tus bucles de mármol…

Toma nuestro sereno abrazo

Madre nuestra

Bendeciremos con manzanas de oro

La pena que te aqueja…

De ti partimos y a ti volveremos

Después de recorrer el mundo que nos diste

Y nos arrancaremos los ojos

Por no ver tu herida

Divina madre Grecia.

Maria Rosa Melendez

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Read Full Post »

Avanza la luna
en la tarde húmeda
en el cielo del patio
fundador de sueños.
Las flores amarillas
del árbol de tu infancia
se han reunido en su seno.

Como un cuento olvidado
caminan las hormigas
sobre el altar del tiempo.
Y en las sombras azules
se dilatan mis ojos
buscando tus recuerdos…

Maria Rosa Melendez

Read Full Post »

Avanza la luna
en la tarde húmeda
en el cielo del patio
fundador de sueños.
Las flores amarillas
del árbol de tu infancia
se han reunido en su seno.

Como un cuento olvidado
caminan las hormigas
sobre el altar del tiempo.
Y en las sombras azules
se dilatan mis ojos
buscando tus recuerdos…

Maria Rosa Melendez

Read Full Post »

Oda al tiempo

Oda al tiempo



Labrada por el aire

De la tarde

Vuela en dos alas

La pregunta

Es inestable, se detiene y regresa

Y salta sobre sí misma

Como un carbón en llamas

El dolor del tiempo

Nace entre neurasténicas flores

Se estremece con el llamado de la noche

Y es un abismo de sentidos arremolinados

Bajan a lo hondo de la experiencia

Y resucitan en mis mortales manos

Mientras ya desaparecen mis pertenencias

Y mis amigos.

Llegan inocentes y crueles

Los nuevos propietarios de la risa.

Ellos navegarán el mismo río.


(de Construcciones)María Rosa Meléndez


Read Full Post »

 25 de Mayo de 2.011

 

25 de Mayo. Bronce y lluvia.

Patria que germinaste en el otoño.

Te están buscando todavía los sueños

En las estatuas y en los escombros.

 

25 de Mayo de la infancia

En el manual que aprende la memoria:

“Saavedra  presidente, Secretario Moreno…”

Y el alma niña se encendía en gloria…

 

Te están amando todavía

el encendido fuego y el milagro,

La triste y sabia sombra que la vida

Pasa para velar los desengaños.

 

25 de Mayo y pergaminos

Ocres… revueltas y proclamas.

Chocolate y Te Deum y granaderos

Y el Acto de la Plaza.

 

Todavía te esperan los jazmines

Que no quiere laureles esta historia,

Porque Mayo y sus hombres le enseñaron

Qué triste puede ser la demagogia.

 

25 de Mayo y en el cielo

El sol dorado de vibrantes rayos.

Los niños que recitan nuestros versos

Y siguen nuestros pasos

 

Esperan todavía el patriotismo

Callado del trabajo,

La música divina de la fábrica

El místico mugido de los campos.

 

El colosal esfuerzo del estudio,

El austero perfil  del gobernante,

25 de mayo. Bronce y lluvia

¿Cuándo será como antes?

 

María Rosa Meléndez

Read Full Post »

Norma Nállar,

Mi  recuerdo en el día de la raza

Pasa por tu vereda y los portones rojos de tu casa,

Entra al patio familiar

Con el gran huerto encendido de frutales,

Se refugia en los sillones hundidos

Hasta el colmo de la hospitalidad.

Serías tan fuerte como vieja

Si aún estuvieras con nosotros,

Serías la primera en estrenar las novedades

Y la fiel guardiana de la antigua cortesía,

Serías la sonrisa entre los labios carmesíes

Y el alcohol negro en la comisura de los ojos.

Serías la danza y la fiesta preparada

Para que el pueblo progrese entre alegrías.

Norma Nállar, retoño que la Siria

Dejó crecer en estas tierras grises

Para que le pusieras los aljibes y las magnolias.

Éste día crece tu recuerdo  como una savia  de oro entre las venas de la patria.

María Rosa Meléndez

Read Full Post »

 


Hay personas que al arribar a la vejez

Capitalizan toda su experiencia

 

 

Para convertirla en sabiduría


Hay personas que miran a todos los seres

A través del prisma de la belleza de su corazón


Hay personas que aman más allá de sus sueños

Y hacen de sus proyectos

Caminos para que el amor circule

Hay personas que siembran árboles que no caerán durante las tormentas


Porqué son rugosos y nada erguidos

Pero ocultan raíces profundas


Hay personas que no necesitan sufrir en carne propia

Para comprender


 

Esas son las personas que merecen

El nombre de madre

María Rosa


Read Full Post »

Oración a San Martín

Padre de la Patria nuestro

Que estás en la proeza de los Andes

Santificado sea en Dios tu nombre

Por el designio de los hombres grandes.

 

Venga a nosotros luminosa y noble

La memoria total de tu ideario.

Tu voluntad que atravesó las cumbres

Hágase en el discurso y el trabajo.

 

Danos tu ejemplo para cada día,

La huella libre que marcó tu paso,

La dignidad serena del exilio,

El temple de tu brazo.

 

Que no nos deje Dios caer en manos

De los que no siguieron tu camino

Nos libre de su estirpe y de su gloria

Así sea. Tus hijos argentinos.

María Rosa Meléndez

Read Full Post »

 

Despertaré mañana y será agosto.

Recordaré la vida  presurosa

Y esto que llamo yo y es un milagro

Saldrá a la calle sin mirar las rosas.

 

Y sin sentir el aire en los pulmones

Se enredará en oscuras discusiones.

 

Y dudaré de Dios sin duda alguna.

Mientras, el sol dorado y la alegría

Navegarán cual barcos ignorados

Mi cielo gris y mi tormenta fría.

 

Y sin sentir las aguas de los tiempos

Restaré y sumaré miles de asientos.

 

Despertaré mañana y el prodigio

No afectará el instante que lo nombro.

La costumbre y el hambre como estacas

Me darán en el alma del asombro.

Y bañada de Dios, capa y espada,

Me iré por los caminos de la nada.

MARÍA ROSA MELÉNDEZ

Read Full Post »

MARÍA ROSA MELÉNDEZ

CUENTOS Y POEMAS

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: